Skip navigation



Septiembre 22, 08
Cabecidura, como una lata de leche condensada, he vuelto a presentar
mis papeles para visitar Europa. No conforme con el no que ya me habían dicho en mayo, regresé a la
Oficina de Emigración y Extranjería del municipio Plaza. Esperé varios días, mientras la rotura de una
máquina de pegatinas prolongaba una respuesta que ya intuía. Al final, alguien de verdeolivo me confirmó
que la penalización sigue en pie. El correctivo, el arroz bajo las rodillas, es en mi caso la prohibición de salir
de esta Isla. ¿No habrá aprendido Papá-Estado cuán fastidiosos se vuelven los niños que rara vez salen de
casa?
 
Anuncios

One Comment

    • Anonymous
    • Posted octubre 3, 2008 at 3:51 pm
    • Permalink

    Nada de cabesidura, eres muy intelijente y llena de querer Vivir como todos, ya te tocara tu salida,saludos desde la gran mazana.
    Jugulator


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: