Skip navigation

en Cuba, el culto a la personalidad, extinto?

El hombre de mármol
Czlowiek z marmuru
el-hombre-de-marmol-1976

Año de producción: 1977
País: Polonia
Dirección:Andrzej Wajda
Intérpretes: Jerzy Radziwilowicz, Krystyna Janda, Tadeusz Lomnicki, Jacek Lomnicki, Michal Tarkowski, Piotr Cieslak, Wieslaw Wójcik, Krystyna Zachwatowicz.
Guión: Aleksander Scibor-Rylski
Música: Andrzej Korzynski
Fotografía: Edward Klosinski
Duración: 165 min.
Público apropiado: Jóvenes
Género: Drama
Contenidos: Acción 0, Amor 1, Lágrimas 1, Risas 0, Sexo 0, Violencia 0 [de 0 a 4]

Ciudadano Birkut

Apasionante película de Andrzej Wajda de larga gestación, pues ideada en 1962, no pudo ser llevada a la pantalla hasta quince años más tarde. Con guión de Aleksander Scibor-Rylski, se trata de una mirada nada complaciente a los esfuerzos de sovietización de Polonia en los años 50, cuando en las cercanías de Cracovia se construía Nowa Huta, la ciudad que debía responder al modélico ideal socialista. Toda gira en torno a Agnieszka, una resuelta y joven estudiante de la Escuela de Cine de Lodz, que prepara como corto para su graduación un documental acerca del obrero Mateusz Birkut. En tiempos del estajanovismo, Birkut es un albañil carismático, y las autoridades comunistas quieren aprovechar este hecho para presentarlo como adalid de un récord de colocación de ladrillos en un determinado número de horas, lo que demostraría la perfección del sistema. Pero en 1977 ha sido olvidado, una estatua de mármol con su figura yace en un rincón en los almacenes polvorientos de un museo. La tozuda Agnieszka va descubriendo material de archivo sobre Birkut, tolerado y prohibido, y va hablando con distintas personas importantes en la vida de este hombre. Poco a poco averigua los motivos de la caída en desgracia de esta figura propagandística.
Resulta increíble que Wajda lograra hacer en plena era comunista una película como ésta, de aire casi documental, tipo ‘cinéma verité’, donde se observa el escaso aprecio del régimen hacia el individuo, y las mentiras y trapisondas con que la maquinaria del poder juega a autoperpetuarse, impidiendo por ejemplo que Birkut salga en una toma del documental santiguándose, o propiciando las denuncias entre obreros para salvar el cuello. De ritmo agilísimo, tenemos la sensación de estar siendo testigos de una auténtica investigación, donde se mezcla muy bien el supuesto material de archivo, con los recuerdos, y las peripecias de Agnieszka. Y esperamos expectantes el resultado de las indagaciones. Krystyna Janda insufla pasión juvenil a la cineasta, con su encantador descaro, mientras que Jerzy Radziwilowicz es la mezcla perfecta de honradez, ingenuidad y desengaño. Conmueve el momento en que el padre de Agnieszka le anima a seguir con su trabajo, en un momento en que ésta se ha venido abajo por las trabas que le pone el sistema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: