Skip navigation

lunes, noviembre 03, 2008

Tres de Ángel Escobar: Duele, Paranoicos y Difícil

Duele

que sea por ejemplo tan literalmente blanca esta mañana
y redonda y de tan agrio propósito su inquisitivo anzuelo
y que yo mire y no te vea los sitios sino tanta catástrofe
toda tu ubicuidad volviéndose retratos

y que mi hermana Miriam con su ingenua crueldad
de ex criada domestica y de ex analfabeta
no te anuncie como antes asustando al burócrata
“si no lo hacen le escribo a Celia Sánchez”

Que no se ría ya más “enseguida me dieron el circulo infantil
para Idalmita”

duele duele
que pasen días sonando sus sirenas y meneando las luces
como si fueran carros patrulleros
duele que el aire no me haya vuelto ciego
que uno siga rumiándote en la acera sin explicarse cómo
pudo la muerte llenarte esa planilla
cómo pudo ese odioso rezago del pasado querer destituirte
apartarte borrarte
del corazón unánime que hiciste entre los simples
entre los simples

Paranoicos
I
qué hacer cuando desde tu boca grite este otro tipo
meternos la cara más difícil en cual otro bolsillo
intercambiamos los pellejos ahumados con los gatos
permutar camisas con los muertos / o mejor
preguntar qué no-ser o que ser nos apabullan –díganmelo-

y si luego se escapa y está el espejo al frente
pero el muy torpe no se sonríe en colores qué hacer
abofetearlo / acuclillarse al lado
besuquearlo / pegar saltos tontos / o gritarle ah mi prójimo
no hago más que poner un pie en la acera y te apareces
oloroso a costumbres que no aguanto / o no decirle nada

-yo pregunto nada más que pregunto-

II
cuando allane tu pecho el tipo malo
cuando ocupe tu espalda el muy requetebueno
y el simplemente mal maneje un brazo
y el simplemente bien controle el otro
y haya toque de queda en el ambiente / díganme si
se podrá atravesar en ambulancia la ciudad de tantos regulares
o sujetarse el cuerpo con un diente de ajo
aunque eso ni siquiera lo entiendan los peores

III
y si aún contigo y ‘él y todos puedo salir y salgo
pero no quiero pisotear las heces moraditas
de este otoño con tamaño de orgasmo –yo pregunto-
por cuál otra maldita acera caminamos y quién
nos estará esperando en la otra esquina –díganmelo señores-
qué hacer o no me callo y no se acerque nadie

porque-

y si el hijo me inventa pero luego me machaca un riñón
o me revienta con sus preguntas de caritas rojas
le encasqueto una octava como hace el tenor ciego
que admitan las contraltos / o resbalar de ti enfangarme las sienes
cortarle el cuello plúmbeo –díganmelo o reviento-
qué hacer y no me toque nadie

pónganse la camisa de fuerza en la epiglotis
duérmanse reverencien hipen cállense o
no se quiten los guantes
a mí déjenme preguntar / déjenme preguntar

Difícil

Salgo de mí a ver las cosas.
En su infancia infinita los nombres
se convierten en sus dobles-
el desdén que los cubre nos subvierte.
Somos aquella ruina que nos consume tanto.
Esperamos una estación cualquiera.
La frialdad y el murmullo de las horas
nos han vuelto por siempre melancólicos.
De paja nos hicieron para el fosforo-
pasamos, alguien nos ve detrás de los visillos
y se va con nosotros. Por ejemplo tenemos
los iguales reflejos de los semestres corvos
Como un anzuelo solo al apetito.
Pecamos de ser íntegros cobardes. Y el espacio
que nos fue dado huye con sus dones.
Llegamos y nos meten en sacos numerados.
Al otro barco se va la mercancía flamante.
El anhelo es la custodia oscura. Sólo tú.
Sólo yo. A mi boca la arrebata un discurso.
Déjame amarte así en este silencio. Sólo a ti.
Mi cigarrillo repetido por las calles sucias
da testimonio de mi cuerpo roto. Oscuros
nos buscamos, y entre tanto, el roce aún no mentado
fluye.

Otros más que me embullé…

Cuestiones

No nos quejemos más:
todas las épocas fueron terribles,
todos los tiempos difíciles.
Ahí tenemos un consuelo.
Y, si es que necesitáramos otro-:
que todo vuelva a empezar donde termina
y vuelva a terminar en donde empieza.

Y hay mas para el quejoso:
si el tiempo es lineal,
tomémonos el café con azúcar;
si es circular, y todo es el retorno de lo mismo,
tomémonos el café con sacarina,
por si acaso;
o renunciemos al café-
porque los pasos que da Dios, sigiloso,
o Ud., o cualquier otra señora, o señor,
hay quien los lee en las heces,
esos malditos trazos que quedan en las tazas,
cuando uno olvida que los cafetos son de Arabia –
donde impera el Islam, y uno se encuentra
con árabes, por supuesto, que, para peor desgracia,
toman su café bien descafeinado.
Yo no tengo dinero;
pero eso es otra cosa.

Poniéndole azúcar al café

Se puede tomar de testigo a una página en blanco;
pero, también, hay que llamar a los bomberos,
al plomero, al psiquiatra, a los empleados municipales,
al Instituto de Normalización Previsional-
y normalizarse y almorzar-
salir, entrar, volver, cruzar una plaza,
un aeropuerto, subir escaleras, ver letreros:
Miel; Se ponen inyecciones; Sueros; Funerales
La Estampa -; ori risas de estudiantes,
imprecaciones, mofas, bulla – y volver:
salir, entrar –
y todo eso no es suficiente
porque un dia sigue a otro
y todo, también a ti, te reclama.


Vivir entre paréntesis

Soy un feto.
Acabo de nacer.
Dicen que tengo el síndrome de Dawn.
Entre, para, por, contra, cabe, sin,
Según, la, le, él; pero bueno.
No me escogen.
Me incluyen.
Me separan.
Me expulsan.
“Me iré; me voy; me fui”
Vuelvo.
Y soy un feto.

La guardería infantil

Nos han puesto a dormir,
Y aquí dormimos.
Nos dicen que vendrá una aya rusa,
una nodriza inglesa,
o una buena hada eficiente, coreana o japonesa.
Nos han metido en cunas,
en camas y camastros,
y en sacos de dormir importados -:
lo importante, dicen, es que durmamos
esto que no es ni el sueño eterno.
Lo quieren, y lo hacemos –
como niños contentos-:
no somos marmotas, ni estamos en los Alpes altos;
somos, entre otras cosas, adultos ya-
pero otros son los guardadores:
ellos, también adultos, son
los que nos cantan qué seremos –
algo así como alguaciles,
o ediles o serenos o magos –
o es que abogados o enfermeros;
o economistas en este carrusel
bonito del dinero -; y otros son los que fungen
de tutores; pero ellos están en otra parte,
donde nos dicen que esta la vida-
la muy púdica siempre estará afuera -;
y no sabemos cómo estarán, así, siendo tutores:
presumimos, un momento antes de dormirnos,
que la que hace de Gran Mamá estará viendo teleseries,
o haciéndole bolsillos al Obispo –
siempre hay un obispo y una puta en el aburrimiento -;
y el que hace de Gran Papá estará en su oficina –
dictando algún decreto que resumirá,
para siempre, El Noticiero de las Nueve,
y lustrando una pistola única –
siempre hay una pistola y un cuchillo en el aburrimiento-;
o, a lo mejor, ellos están, también,
aquí durmiendo -; así no seremos
ni siquiera motivo de una fotografía borrosa,
menos de un video clip que embulle a algún frenético.

Nadie nos mira; Dios no está; no hay Homero.

Nos han puesto a dormir,
Y es verdad que por siempre dormiremos.

Continuidad de los parques

“Cambiábamos de país como de zapatos”,
Escribió Bertolt Brecht (1898-1956).

“Al menos, ustedes tenia países,
tenían cómo,
y tenían zapatos para cambiar por algo”,
dijo otro apabullado (1956-1983).


Epigrama fatal

Quien fuera Isolina Carrillo –
que compuso Dos gardenias,
un bolero que escucha toda América,
y no Ángel Escobar –
que escribió Abuso de confianza –
tuvo que pagar para que lo editaran,
y no lo lee ni su primo más cercano.

2 comentarios:

Anónimo dijo…
Excelentes poemas. por sierto, Lía, sabes que en el edificio de Claudia vivió Angel Escobar. creo que ahí mismo dio el gran salto.
Nico dijo…
Yo no se si los argentinos seremos más tercer mundo que los cubanos (tal vez ustedes sean un término intermedio, por eso de que estan mas cerca del “imperio”) pero la cuestión es que cuando abrí esta página se me colgo la máquina como 5 minutos. ¡Me asuste! es que… tantas fotos y articulos… ¿no los pueden separar, armar un índice y que uno los vaya abriendo por turnos? Pero, en suma, vaya uno a saber si efectivamente la razón de que se me cuelgue la máquina habrá sido el “peso” de la página. Lo reconozco, soy prácticamente un analfabeto cuando se trata de computadoras. Respecto al contenido en si, muy interesante. Realmente. Me atrevería a decir que cuba, desde afuera, es más un mito que otra cosa. En fin… veré si me paso de nuevo por estos lares en el futuro. ¡Suerte a los rockeros de PPR!

Publicar un comentario en la entrada

déjame un guiño…

cabezas

cabezas

miahabanemia

La Habana puede demostrar que es fiel a un estilo. Sus fidelidades están en pie. Zarandeada, estirada, desmembrada por piernas y brazos, muestra todavía ese ritmo.Ritmo que entre la diversidad rodeante es el predominante azafrán hispánico. Tiene un ritmo de crecimiento vivo, vivaz, de relumbre presto, de respiración de ciudad no surgida en una semana de planos y ecuaciones. Tiene un destino y un ritmo. Sus asimilaciones, sus exigencias de ciudad necesaria y fatal, todo ese conglomerado que se ha ido formando a través de las mil puertas, mantiene todavía ese ritmo. Ritmo de pasos lentos, de estoica despreocupación ante las horas, de sueño con ritmo marino, de elegante aceptación trágica de su descomposición portuaria porque conoce su trágica perdurabilidad.Ese ritmo -invariable lección desde las constelaciones pitagóricas-, nace de proporciones y medidas. La Habana conserva todavía la medida humana. El ser le recorre los contornos, le encuentra su centro, tiene sus zonas de infinitud y soledad donde le llega lo terrible.

Lezama

PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

PPR-versus-UJC (unión de jóvenes comepingas)

manolo et moi

manolo et moi

locura

Las locuras no hay que provocarlas, contituyen el clima propio, intransferible. ¿Acaso la continuidad de la locura sincera, no constituye la esencia misma del milagro? Provocar la locura, no es acaso quedarnos con su oportunidad o su inoportunidad.
Lezama

perfiliada

perfiliada

moi

moi

televisión cubana

televisión cubana

fidel las tripas me aprietan…

fidel las tripas me aprietan...

gorki free!

gorki free!

stich cachorro

stich cachorro

infantadurmiente

infantadurmiente

despaldascubanemia

despaldascubanemia

prado: atardecer habanémico

atardecer habanémico

conexión megalentísima

conexión megalentisima

piñas coladas en cine cittá, esquinita cruel

piñas coladas en cine cittá, esquinita cruel

sergio

sergio

sanctuarium

sanctuarium

habanemia y bandera

habanemia y bandera

sanctuarium

sanctuarium

del mounstruo de claudio

del mounstruo de claudio

cabizbaja: habanémica

habanémica

orlandito & stich

orlandito & stich

mágico gorki: hechizamiento habanémico

hechizamiento habanémico

desde el balcón de la calle Fábrica

desde el balcón de la calle Fábrica

barrendero matutino

barrendero matutino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: