Skip navigation

Category Archives: postciclónico

at200817_5day1
Un 9 de noviembre de hace 76 años una poderosa tormenta comparable con ninguna desde entonces.arrasó un pueblo entero en lo que es hoy Santa Cruz del Sur, recién abatida por Paloma, tras Ike, del que todavía se repone la Isla de  tanto estrago causado.

Del pueblo aquel lo único que quedó fue la suma escabrosa de más de 3000 muertos.  
5 am: levanta vuelo matutino la Paloma rebajando su categoría y abandona territorio cubano debilitada, dejando más desastre por Jaruco, Camagüey.img000127img000126img000094

img000069img0000691img000077img000090

A las siete y 25 de la noche, entró Paloma por Santa Cruz del Sur, al sur de Camagüey, donde murieran 3000 personas en 1932 cuando arrasara el más potente huracán que ha visto nuestra isla.

Los embalses se encuentran en su capacidad total.

98 000 camagüeyanos fueron evacuados en diferentes provincias, trece mil de los cuales son de Santa Cruz.

Más de 3000 turistas estan evacuados en Guardalavaca en Holguín.

El río Cauto (el más grande de Cuba) en la provincia Granma se vuelve peligroso porque puede desbordarse.

Todavía se esperan las imágenes de Santa Cruz, donde la torre Etecsa caída no permite la comunicación. El NTV ofreció los escabrosos vientos archivados a las 2 y media de la tarde.

Ahora está al sur de Camagüey y presenta categoría 3, con rachas superiores de 210 km por hora.

Aument la presión, lo que quiere decir que se debilita por su entrada a tierra.

Se irá por Nuevitas a las cinco de la mañana.

img000065img000053

gavilan

Huracán Paloma avanza hacia Islas Caimán y Cuba

El Centro Nacional de Huracanes de Miami reportó que el meteoro genera vientos máximos sostenidos de 140 kph. Se ubica a unos 120 kilómetros al sur-suroeste de la isla Gran Caimán.

Reuters
Publicado: 07/11/2008 11:39

Miami. El huracán Paloma avanzaba este viernes con dirección norte hacia las Islas Caimán y Cuba y se esperaba que cobrara fuerza a medida que atravesaba el Caribe, dijeron meteorólogos estadunidenses.

La tormenta número 16 de la temporada 2008 de huracanes en el Atlántico no representaba por el momento ninguna amenaza a las vitales instalaciones petroleras estadunidenses en el Golfo de México.

“Nadie pensó que esta tormenta vendría tan rápidamente”, dijo Levonne Johnston, un residente de la capital de Islas Caimán.

Pero se produce en el último mes de una temporada que según estimaron correctamente los pronosticadores fue más ajetreada que lo normal, y podría llevar más desgracia a Cuba, que aún está recuperándose del paso de dos poderosos huracanes hace dos meses que provocaron daños por 5 mil millones de dólares.

Paloma castigó el jueves con fuertes lluvias Honduras, donde se calcula que dejó a unas 70 mil personas sin hogar.

A las 15:00 horas (GMT), el huracán estaba ubicado a unos 120 kilómetros al sur-suroeste de la isla Gran Caimán y se movía hacia el norte a 11 kilómetros por hora (kph), según dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Los vientos máximos sostenidos aumentaron a casi 140 kph.

Paloma se mantuvo como un huracán de categoría 1 en la escala de Saffir-Simpson (en la que 5 es la de más intensidad), añadió el Centro.

Meteorólogos esperaban que la tormenta se convirtiera en un huracán de categoría 2 más tarde el viernes y que posiblemente alcance la categoría 3 el sábado.

Paloma provocó copiosas precipitaciones el jueves en Honduras y Nicaragua.

“En las áreas más altas de Gracias a Dios las lluvias han comenzado y esperamos inundaciones. Le estamos diciendo a la gente del lugar que abandonen la zona montañosa, hay un montón de personas en riesgo”, dijo Randolfo Funes, jefe de operaciones del Comisionado Permanente de Contingencias (Copeco) de Honduras.

Una alerta por huracán estaba en vigor para las Islas Caimán. Eso significa que condiciones de huracán, incluyendo precipitaciones de hasta 30 centímetros sobre partes del rico territorio británico, eran posibles dentro de 24 horas.

Un aviso de huracán fue emitido para partes de Cuba, dijo el CNH.

La Defensa Civil cubana decretó la fase de “alerta” para ocho provincias del centro y el oriente del país ante el peligro que representa Paloma.

Se trata de Sancti Spíritus, Ciego de Avila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Las autoridades cubanas también ordenaron las evacuaciones preventivas en la zona, principalmente en Camagüey (centro) y Holguín (oriente), donde miles de estudiantes fueron trasladados hacia lugares más seguros.

Jamaica también podría ser afectada si la tormenta se dirige al norte y luego efectúa como se espera un giro hacia el noreste.

Paloma se convirtió en el octavo huracán de la temporada de tormentas del Atlántico, que se extiende del 1 de junio al 30 de noviembre.













Donde pasaron su juventud Cabrera Infante y Reinaldo Arenas…











 
 

lunes 8 de septiembre de 2008

HURRA, HURACÁN

Ay, ay, ay, Ike: escampa y no llores…Cuba como papelera de recikeaje o Recikle Bin. Cuba como una Mrs Bean que botea un bicitaxi tóxico entre dos ciclones al hilo, ilación con hilo de Hanna versus Habanna en un homenage-à-trois de nuevo curso escolar. Huracanadas de fuerza constante en contra de las manecillas del reloj. Ínfulas de ninfa inconstante con un ojo cíclonpe de baja presión, cuya trayectoria del cono será tan impredecible como la de cualquier coño loco local: cañerías azucaradas de un trapiche de alta pre(ci)sión. Cuba como polígono meteorológico. Todo cubano debe saber pronostirar ciclones y pronostirarlos bien. Gnosticismo atmosférico de nuevo siglo y milenio (sicklo milenfermo). Likeratura light y/o demodé. Agua pesada: Cuba pasada por agua, televisada y presidida por la palabra de perito del Li(zen)ciado José Ruvikera. La Defensa Incivil como último ministerio sin misterio que aún permanece en funciones durante el apagón general. Medioevo propicio para otra pelea cubana contra los demonios de Eolo: deidades súcubas a la par que íncubas (patakín de iconos íkebas). Ay, ay, ay, Ike: cuenta y no lluevas. Alánimo, ikelánimo, la fuente y el font se rompió…








 
 

Calma en el Atlántico*

September 12th, 2008 · 1:07 pm · Sin comentarios

El meteorólogo principal de la televisión cubana, José Rubiera, anunció que ninguna nueva tormenta tropical o huracán se ha formado en el océano Atlántico. El alivio recorrió los más de ciento once mil kilómetros cuadrados de esta Isla. Al menos por unos días, el corredor de ciclones en que nos hemos convertido se tomará una pausa. No se ha disipado, con esa noticia climatológica, la pesadumbre y el desasosiego que tenemos ante el futuro inmediato. A pesar del triunfalismo que muestran nuestros telediarios, donde se habla de un “huracán de recuperación”, los cubanos estamos muy preocupados.
Por una parte, se acaban de esfumar todas las ilusiones de quienes esperaban un repunte económico en los próximos meses. Nos estamos despidiendo incluso de algunos productos como el plátano, el mango, el aguacate, las viandas y los cítricos que demorarán años en retornar a sus –ya elevados– precios actuales. Después de cuatro días sin electricidad y sin suministro de agua, los vecinos de los 144 apartamentos de mi edificio aguardamos por un suministro gratuito de agua potable y la distribución subsidiada de comida elaborada. Algunos ya han gritado por los balcones su inconformidad, a la que yo respondí con un provocador “!Viva Raúl!”, que casi me cuesta un linchamiento.
Ni el mercado en pesos convertibles, con sus engordados precios, da abasto a la demanda de los habaneros desesperados. El huracán “Ike” ha puesto más en evidencia las profundas diferencias sociales entre los que pueden disponer de una reserva alimentaria, tablas y radio de baterías y aquellos que dependen exclusivamente de la gestión oficial. Los antecedentes de cómo se apaga con los meses la ayuda estatal a las víctimas de desastres naturales, hacen que las personas no quieran promesas, sino soluciones inmediatas. La voracidad por tomar ahora lo que mañana quizás ya no se oferte hizo que los habitantes de un pueblo de Pinar del Río se liarán a machetazos para alcanzar las 100 tejas de asbesto cemento repartidas desde un camión.
Falta humildad en quienes deberían hacer todo lo posible para dejar entrar la ayuda humanitaria a Cuba. Una medida muy bien recibida sería que la Aduana Nacional liberara de impuestos todos los kilogramos de medicinas, ropa y alimentos que los familiares emigrados quieran traer a la Isla. Sin embargo, en lugar de eso, los cubanos amanecimos en medio del ciclón con una subida del precio del combustible y de algunos productos de primera necesidad. Se rechazan ayudas sin contar con la opinión popular y se permiten inspecciones de unos a la par que se les niega a otros hacer lo mismo. La imagen de un militar venezolano llegado a Cuba para “hacer una inspección de los daños” –palabras textuales– contrasta con los remilgos para aceptar algo similar de países de la Unión Europea (con excepción de España y Bélgica) o de Estados Unidos.
Las preguntas del momento son: ¿cuál es la prioridad del gobierno cubano: los principios políticos o el bienestar de los que han perdido todo? y ¿Qué prefiere el gobierno norteamericano: cumplir el requisito formal de la inspección, o que el auxilio llegue a los damnificados? Los ciudadanos no vamos a esperar a que ambos gobiernos se pongan de acuerdo. La diplomacia popular les puedes dar la sorpresa de actuar más rápido y con más eficiencia.

Yoani Sánchez
La Habana

PD: ¿Cómo ayudar?

Los que tienen el plan de viajar en los próximos meses a Cuba y quieran dar su ayuda solidaria, les recomiendo transportar en su equipaje algunos kilogramos para entregar directamente a los damnificados. Aunque todo puede ayudar a estas familias que han perdido sus posesiones, hay ciertos objetos y recursos que son prioritarios:

* Pastillas para potabilizar agua.

* Vitaminas, todo tipo de analgésicos, termómetros, curitas, sales de hidratación oral, jeringuillas desechables, algodón, spray para asmáticos, aspirina, paracetamol e hilo de sutura.

* Ropa de todo tipo, incluso ropa interior y zapatos.

* Material escolar, especialmente libretas y lápices.

* Baterías recargables, linternas y radios portátiles.

* Elementos de aseo: jabón, dentífrico, champú y cepillos de dientes.

* Ropa y objetos para bebé. Recuerden que hay niños que se han quedado sin siquiera un biberón.

Una recomendación a tener en consideración: es preferible,siempre que sea posible, hacer llegar la ayuda directamente a los necesitados. Entrega personal o a través de amigos es lo más seguro.

*Este post ha sido publicado originalmente en el blog Generación Y. El gobierno cubano ha tomado medidas para dificultar el acceso a los internautas que intentan conectarse a Generación Y y otros blogs dentro de la isla. En un esfuerzo por difundir el trabajo de la bloguera Yoani Sánchez, PD reproduce textualmente sus entradas.


 


Publicado por Liz para pAladeOinDeleite el 9/14/2008 03:11:00 PM

 
de mi hermana…
porque no he tenido mucho tiempo (y está bueno)
debo un post postciclónico, luego fotos en casa de Claudia Cadelo la novia del Ciro, guitarra leader de PPR.
y otras de la ciudad antes y después.
 
 From: Liz
Sent: Saturday, September 13, 2008 7:10 PM
Subject: [pAladeOinDeleite] De Ike y otros ciclones


Ha pasado Ike por toda Cuba y nos queda una desafiante destrucción. Nuestras reservas, nuestra maltrecha economía, han quedado aún más míseras que lo que podíamos pensar días antes de este evento, cuando en verdad, ya éramos bastante pobres. ¿Qué puede pasar ahora con la isla?

¿Cómo haremos para aligerar el hambre, la urgencia de necesidades básicas, la ausencia de recursos para una supuesta recuperación? La palabra de turno, esa que sale a chorros por las bocinas del televisor o el radio, y que por supuesto, habrá de leerse con la misma regularidad de un único discurso repetido en la prensa escrita, es “recuperación”. <

Sin embargo, casi todos tenemos en mente otro vocablo, o al menos una misma idea fija: ¿qué puede recuperarse si poco teníamos?, ¿cómo puede “volver a la normalidad” un país del que es imposible decir que disfrutaba de “normalidad” alguna?, ¿se atrevería alguien a asegurar que tenemos, por ejemplo, una economía que recuperar, una arquitectura que reconstruir, un equilibrio social que restituir? Nada de eso. Sí algo sabe todo cubano, así como todo extranjero que haya visitado la isla en los últimos tiempos, e incluso los más optimistas entre unos y otros con respecto a nuestro sistema sociopolítico, es que nuestro país andaba mal.



Las esperanzas de cambio, esas que fueron reafirmadas por la propaganda estatal antes de las elecciones que colocaron a Raúl Castro al frente del país, no se han visto en ningún modo satisfechas. Alguien podría decir que Ike acabó con Cuba, pero es indudable que se impone una rectificación: Ike acabó, no con Cuba, sino con lo que de ella quedaba.
Antes de Ike, hubo Gustav, y antes de Gustav, exactamente un día antes, tuvimos el caso del enjuiciamiento del músico Gorki por su antipatía al sistema, caso que una amiga española acertó en llamar, “el otro ciclón”. Como Gustav, azotó el país, no en cuanto a bienes materiales se refiere, sino en materia de una no menos básica necesidad humana: la de las libertades civiles. Gorki, a diferencia de Gustav, pasó desapercibido para la gran mayoría.

A falta de libertad de prensa, de un verdadero periodismo en la escasa prensa existente que dirige el Estado, y a falta, por supuesto, de otras libertades negadas, como Internet o la manifestación pública no planificada por el gobierno. Pocos supieron de Gorki, y luego de su excarcelación -gracias al movimiento dentro y fuera de unos pocos, avisados y valientes- poco se ha dicho de este. Como mi amiga española Olga dice, es preocupante, respecto a Gorki, lo que detrás de un caso como este acontece. Todas las pequeñas libertades negadas, dice mi amiga, todas las pequeñas represiones de la cotidianeidad del cubano. Cuantos otros, dice otra amiga, que no son músicos, ni personalidades públicas, han pasado y pasaran por lo mismo. Y cuantos otros no pasan a diario por la acción de esa lógica que encarceló y enjuició a Gorki.


Muchos ciclones han azotado la isla de Cuba. Muchos, antes y después. Nuestra situación geográfica es propensa a estos fenómenos. Antes y después, debemos tomar medidas que prevengan y recuperen lo que de recuperable tenga el país. En el día de hoy, lo más recuperable que tenemos es la esperanza, tan difícil o más de recuperar y sostener que los bienes materiales. Las riquezas o la estabilidad económica solo puede venir acompañada de medidas que las propicien, de la nada no saldrán; y menos de la nada histórica en que hemos estado sumidos durante muchísimo tiempo en este país. Anhelos de marxismo tropical, de totalitarismo tardío, nuestro sistema ha de “renovarse” más que recuperarse. Y si de recuperar se trata, habrá que recuperarse de ese limbo en que yacemos; ya es hora de poner los pies en tierra y ver que hacemos con lo que tenemos, ni más ni menos que con lo que contamos, y quitarnos la venda con la que miramos solamente hacia un incierto futuro.

Nuestras transformaciones han de ser sociales y económicas, más que todo estructurales. La manera de pensar, sobre todo la manera de pensar, habrá de ser menos épica, lo que equivale en estos momentos a menos fantasiosa. Dejarse de guerras y amenazas y dejar de apuntar y amenazar a la gente. Dejar un poco a un lado todo ese imaginario de batallas. Hay toda una sociedad civil sobre la que se ha pretendido pasar, que supuestamente debería ser el fin de una militarización como la que vivimos, que espera ser tenida en cuenta. Que espera por una “normalización”, largamente prorrogada, de su vida. ¿Una causa mayor?

A estas alturas, por favor, ¿no estamos ya hartos de esas causas mayores que aquejaron al siglo XX? La única causa mayor que habría que defender es la de mantener con vida a esta sociedad civil ignorada, la de dejar algo para que puedan vivir nuestros nietos, ya que poco dejaron a los hijos, y de seguir por donde vamos, casi nada recibirán los que vienen. Excepto un país destruido cuyo cuerpo embalsamado será cubierto con su historia épica. Una historia épica que aún hoy, ya resulta inverosímil.      
    

Publicado por Liz para pAladeOinDeleite el 9/13/2008 10:07:00 AM
 
 



He recibido muchos correos en respuesta al post De Ike y otros ciclones.
Dejo aquí las palabras de Rolando Sánchez Mejías, quien pidió expresamente que su respuesta fuera publicada en este blog:    
 
 
Si puedes publica mi respuesta a este texto. Es muy SIMPLE:
 
SOLO QUEDAN LOS CAMBIOS POLITICO-ECONOMICOS URGENTES
ESTAN HUNDIENDO EL PAIS EN EL FRACASO TOTAL PARA NO TENER QUE RESPONDER
LA RESPONSABILIDAD NO ESTÁ EN LA NATURALEZA
ESTÁ EN LA NATURALEZA TORPE, AVARA Y DIABOLICA DE QUIENES TIENEN EL PODER EN CUBA Y HUNDIRAN EL PAIS PARA FINALMENTE OBJETAR QUE FUE EL BLOQUEO Y LA NATURALEZA.
 
Rolando Sánchez Mejías